Hostelería y Restauración

Las distintas aplicaciones de cámaras frigoríficas en la hostelería y la restauración pasan por la necesidad de mantener las temperaturas de todos los alimentos para obtener una conservación óptima.

Obtenemos un producto siempre fresco, en las mejores condiciones para su conservación y futura manipulación y elaboración. Aspecto, sabor y aroma, son cualidades que se valoran en este tipo de procesos. Por tanto la implementación de distintas técnicas frigoríficas en este sector, aportará garantía, tanto en la elaboración del producto como en el paladar del consumidor final.

  • Descripción:

Utilización de cámaras frigoríficas en grandes cocinas centrales.

Es imprescindible, en un sector, que tiene unas condiciones de competitividad tan exigentes, contar con una correcta instalación frigorífica, que cumpla las exigencias de elaboración, movimiento de mercancías, cambios de temperatura y adaptación a picos de trabajo.

En ISOTERMIA somos especialistas en este tipo de soluciones.

Instalación de pequeñas cámaras frigoríficas o cámaras de congelación para restaurantes.

Específicas para este sector, de corte modular, con medidas muy reducidas, adaptación a espacios, a veces inverosímiles, cámaras para mantenimiento de vinos, barriles de cerveza etc.

La cantidad de soluciones que podemos aportar son tantas, como clientes haya en el mercado. Consúltenos.

Instalación de abatidores de temperatura.

Los abatidores de temperatura son instalaciones térmicas que aportan un chorro de frío rápido, que permite llevar un alimento desde una temperatura de cocción, a una temperatura de +3º C en su corazón, en menos de 60 minutos y a continuación poder mantener dicho producto a una temperatura de conservación entre 0º C y + 5º C. Esta bajada tan rápida de temperatura va a permitirnos conservar inalterables las cualidades organolépticas y la humedad en los alimentos y va a impedir la proliferación bacteriana.

  • Descripción:

Túneles de congelación.

Los túneles de congelación, permiten alcanzar una temperatura de –18º C en el corazón del producto en un tiempo record, evitando así la formación de macro cristales que mermen la calidad final del producto.

Conformados por paneles sándwich con aislamiento térmico de poliuretano con grosores que oscilan entre los 100 y 200 milímetros de espesor (o superiores según condiciones o necesidades), aseguran el mejor rendimiento térmico. Revestimientos de alta calidad que ofrecen importantes ventajas estéticas, y de durabilidad. Los túneles de congelación nos van a permitir bajar las temperaturas hasta los –45º C y se pueden implementar a medida de cada necesidad por su diseño modular.

Cuartos fríos, para la elaboración y manipulación de alimentos en cocinas centrales y restaurantes. Dotados de equipos frigoríficos especiales de plafón, que velan por las personas que manipulan los alimentos, superficies acristaladas, puertas frigoríficas especiales, etc.

Ir Arriba