Las aplicaciones de cámaras frigoríficas en el sector logístico son vitales en la actual coyuntura de distribución de mercancías en los distintos sectores. La propia naturaleza de algunas mercancías que utilizan unas combinaciones logísticas, a veces, muy complejas, obligan a este tipo de almacenes, a disponer de recintos con distintos tamaños, temperaturas o estibas de almacenamiento muy diverso, para ofrecer a sus clientes soluciones sectoriales específicas y que puedan garantizar el mantenimiento de una cadena de frío en todos los procesos logísticos.

Esta parte del almacenamiento ya se ha convertido en una tarea esencial para garantizar que las mercancías perecederas y/o con necesidades específicas de mantenimientos de temperaturas controladas, sigan manteniendo sus propiedades organolépticas, es decir, su aspecto, su sabor y su aroma, y garanticen un producto que llegue al cliente correctamente almacenado y transportado.

Almacenes frigoríficos robotizados.

Facilitan el correcto almacenamiento de productos, garantizan temperaturas controladas, evitando la pérdida de su cadena del frío. Además permiten ser una alternativa para muchas empresas que, actualmente, no disponen o bien de unalmacén frigorífico robotizado con todos los adelantos técnicos de almacenaje, o carecen de un espacio suficiente para cubrir con garantías una correcta cadena de distribución.

La tecnología, ha permitido automatizar todo el proceso de carga descarga, solicitud de paletas y control informatizado de todo el almacén.

Estudio previo de los sistemas de estanterías (drive-in, rack selectivo etc.) alturas de almacenaje. Estudio de medios técnicos (carretillas, apiladores, traspaletas). Sistemas de preparación de pedidos con radiofrecuencia. Muelles de carga automatizados.

Zonas de picking (preparación de pedidos).

La logística refrigerada y de congelados ha incorporado en los últimos tiempos, un sector concreto, que puede aglutinar servicios de los que carecen muchas industrias, el “Picking” consiste en la preparación de pedidos con estancias a temperaturas muy determinadas, para garantizar cadenas de frío o congelación.

Antecámaras.

Las antecámaras frigoríficas son recintos de tránsito, precedentes o anteriores a una cámara frigorífica, pueden atender a las mercancías frescas o congeladas, y generalmente se mantienen a temperaturas entre 0°C y +10°C para evitar que durante el proceso de carga y descarga de productos se encuentren expuestas a temperaturas ambientales externas no deseadas y con las consecuentes pérdidas o deterioros de las mercancías. Además sirven de área de acopio durante el proceso de tránsito. Se fabrican con panel sándwich y están motorizadas con equipos frigoríficos y puertas frigoríficas.

Almacenes autoportantes.

Instalaciones de refrigeración o congelación para edificios resueltos sin necesidad de estructura previa, donde las propias estanterías actúan como estructura autoportante resistiendo todas las fuerzas internas y externas. Los cerramientos están construidos con panel sándwich frigorífico con espesores muy elevados que aportan aislamiento y autoportancia al recinto. Permiten un almacenaje a gran altura, lo que permite un máximo aprovechamiento de la parcela disponible, y permiten utilizar sistemas convencionales o automáticos para su propio almacenamiento.