Las distintas aplicaciones de cámaras frigoríficas en el sector de la distribución minorista, hipermercados y supermercados pasan por implementar la instalación de recintos frigoríficos destinados al almacenaje y la conservación de alimentos perecederos que necesiten niveles de conservación en temperaturas controladas. Las pérdidas de algunas cadenas de distribución final, en el ámbito de la alimentación, por culpa de una mala praxis en la venta de productos perecederos, han obligado al sector, a demandar soluciones específicas.

Listado de aplicaciones de Cámaras Frigoríficas

En este apartado se ha de significar que ISOTERMIA aporta soluciones específicas para cada necesidad:

Cámaras frigoríficas separadas

Pueden ser distribuidas por alimentos, para no mezclar procesos de almacenaje o maduración y no alterar las propiedades naturales de cada producto y su proceso específico.

Cámaras frigoríficas de verduras.

Pensadas específicamente para este tipo de alimentos por sus características de mantenimiento, temperatura y condiciones de humedad.

Cámaras frigoríficas de carne

El control de la merma del producto, el resecamiento y la afloracion de microorganismos patógenos, exige un tratamiento de aire específico.

Cámaras frigoríficas de pescado

El escaso nivel de tiempo de conservación, con el que cuenta, muchas veces, este tipo de alimentos, obliga a aportar soluciones técnicas específicas. Sus particularidades por la propagación de olores, restos, líquidos, etc. Obligan a presentar en el mercado soluciones de muy alto rendimiento.

Cámaras frigoríficas de lácteos.

Sus propiedades, al ser distintas al del resto de productos alimenticios, y experimentar procesos químicos en ciertos casos, altamente agresivos frente a otros productos en el medio en que se mantienen en almacenaje o conservación, obliga a diseñar cámaras frigoríficas con revestimientos especiales y control de la humedad del producto para evitar mermas indeseadas.

Cámaras de congelados.

Para mantener los productos en condiciones adecuadas y no romper la cadena de conservación, con las temperaturas exigidas para cada materia, permitiendo almacenajes pico, que favorezcan compras o consumos puntuales por épocas o aprovisionamientos estratégicos.

Obradores de carnicería con visión hacia la tienda.

La transparencia en el corte, dispersión, envasado, y puesta final ante los ojos del consumidor, ha permitido incorporar en la mayoría de establecimientos, este sistema, que ahorra costes, garantiza la higiene, asegura la trazabilidad y aporta garantía de transparencia en la manipulación frente al consumidor final, favorece el envasado para su adquisición y asegura niveles de satisfacción más elevados.

Obradores de pan.

Al igual que en el apartado anterior, los obradores de pan con visón, en parte, hacia la tienda, o en otros casos para facilitar la distribución necesaria de este tipo de alimentos, obliga a construir recintos de congelación, refrigeración, manipulación y puntos calientes con las máximas medidas de higiene y garantía, frente a un consumidor que disfruta de este tipo de alimentos recién hechos, para su compra diaria.

Equipos frigoríficos refrigerados por aire o por agua.

Soluciones técnicas específicas para cada producto, según medidas, diseños o necesidades de producto o espacio disponible.

Generadores de hielo y de escamas.

Elementos imprescindibles para una correcta distribución de ciertos alimentos, como por ejemplo, el pescado, que al estar casi a mano del consumidor, es necesaria su conservación con esta maquinaria que facilita el rendimiento en expositores y garantiza frescura, texturas, y presentación, aparte de garantizar un flujo continuo de producto para no desabastecer la tienda y prescindir de distribuciones externas.