Controlar el proceso de recogida, manipulación y conservación en cámaras frigoríficas de las frutas y las hortalizas es esencial para garantizar que las propiedades organolépticas, es decir, su aspecto, su sabor y su aroma, se mantengan intactas.

Este proceso también debe mantener las propiedades vitamínicas, minerales y biológicas de estos productos.

Para la correcta conservación en cámara frigorífica de estos productos, es necesario conocer su comportamiento y las técnicas especializadas en refrigeración para cada uno de ellos.

Control térmico del proceso de manipulado

Cada hortaliza o fruta, reclama unas determinadas temperaturas en el proceso de recolección, manipulado, lavado, almacenamiento en cámaras frigoríficas y transporte.

Isotermia es especilista en sistemas de preenfriamiento en cámaras frigoríficas, para evitar los problemas asociados a un exceso de temperatura en el producto.

Los principales problemas que se plantean en los procesos de manipulación de frutas y hortalizas, son:

  • Putrefaccion
  • Microorganismos
  • Maduración prematura
  • Cambios de textura y color

El almacenamiento en cámaras frigoríficas, exige un diseño de instalación de refrigeración, teniendo en cuenta los principales factores de cálculo, y tomando como referencia de proyecto las condiciones más desfavorables. Analizaremos:

  • El calor especifico de cada hortaliza o fruta
  • La temperatura de consigna de trabajo deseada
  • La temperatura de entrada del producto en la cámara frigorífica
  • La cantidad de kilos a refrigerar
  • El movimiento diario de producto en la cámara frigorífica

En función de todos estos parámetros, Isotermia diseñara la instalación de refrigeración y los paneles sándwich térmicos de las cámaras frigoríficas, aplicando diferentes posibles técnicas de refrigeración y preenfriamiento.

Cámaras frigoríficas de atmósfera controlada

Especialmente indicada para la conservación de frutas, como el kiwi, la manzana y la pera, permitiendo mantener en cámara frigorífica por largos periodos de tiempo para ser comercializada en función de las necesidades del mercado. Esta técnica se consigue conservando en la cámara frigorífica altas concentraciones de CO2 que ralentiza el proceso de putrefacción de la fruta.

Enfriamiento rápido por aire forzado

Las frutas de hueso, los cítricos, las uvas y las fresas, son los indicados para este tipo de técnica que consiste en hacer circular el aire forzado por todo el producto. Para esto es necesario calcular los caudales en función del tipo de recipiente de estiba de la fruta y controlar la humedad del producto para evitar pérdidas de peso y agua.

Enfriamiento por agua

Enfriamos el agua previamente y rociamos con sistemas de ducha sobre las cintas trasportadoras de la fruta, especialmente la de hueso

Enfriamiento por alto vacio

Especialmente indicado para verduras de hoja, consiste en la extracción del calor del producto a través de su evaporización, sometiéndolo a un alto vacio.